29/11/10

Guiso de Piedra

A esa pequeña Villa de Rampé, en Bélgica, poco antes del medio día llegó un joven. Había huido de la guerra, cansado de ver tanta sangre y con los oídos martirizados por tantas explosiones y gritos de dolor y muerte.

El pueblo de Rampé era largo, dividido al medio por un camino angosto y polvoriento. Agotado, sediento y temeroso golpeó las manos a la entrada de la primera casa. Caritativamente le ofrecieron un vaso con agua. Mientras saciaba la sed, le comentó a esa señora que tenía un bebé en brazos, que él venía huyendo, que tenía hambre, que estaba desorientado buscando su casa.



- No tenemos alimentos, porque los soldados que pasaron por aquí se han llevado todo lo que podían, respondió la dueña de casa, mientras calmaba a su hijita que le pedía algo.



- No se preocupe -respondió el forastero- aquí tengo algo mágico para preparar un guiso abundante, y sacó de su bolso una piedra bien pulida por el tiempo. Y agregó:



- Sólo necesito una olla grande, agua y fuego...



Una vecina se acercó para recoger novedades referente al inesperado visitante. Y saltó lo de la piedra para hacer un gran guiso. Después de satisfacer su curiosidad, a pesar de la hambruna que reinaba en la zona, dijo que ella tenía algunas legumbres. Se encaminó a su casa y de paso comentó con quien encontró en el camino, la novedad del soldado prófugo, del secreto de la piedra mágica y de una comida a la que todos estaban invitados. En minutos la Villa estaba enterada. Y así fueron desfilando uno a uno los vecinos, trayendo algo para dar fuerza a esa olla que tomaba el aspecto de comunitaria.



Aparecieron algunas papas, ajos, zanahorias, una cebolla y hasta un trozo de carne de liebre que un muchacho había cazado en un bosquecito, ayudado por dos perros galgos.



Mientras el guisado tomaba forma, el soldado aprovechaba la oportunidad para saciar la curiosidad de tantas preguntas que le hacían sobre la guerra, a la vez que les anunciaba un plato caliente y extraordinario que abría el apetito, gracias a una receta que se basaba en esa piedra milagrosa.



Una vez que hirvió lo suficiente, el soldado probó el guisado y exclamó:



- Esto sí que está bueno, esto da vida.



Y comenzaron a servirse. Más de uno después de probar hasta saciarse, pedía para llevar a las casas donde sabía que había ancianos y enfermos. En una palabra la alegría había vuelto al pueblo de Rampé.



A media tarde el promotor del suceso de despidió y como agradecimiento le dejó, a la familia que lo recibió, la piedra milagrosa, diciéndole con una sonrisa:



- Si usan esta receta, mañana nadie pasará hambre.



Buscando su hogar, en el pueblito siguiente aplicó la misma técnica, hasta que un día pudo abrazar a los suyos.



Hasta aquí la leyenda que tiene su cuna en Bélgica.



Compartir, es el vocablo que hace milagros. Y compartir tiene como base el amor. A este respecto nos enseña San Pablo: "El amor es paciente, servicial y sin envidia. No aparenta ni busca su propio interés" (1 Corintios 13,4).



Cuando se ama se comparte los talentos, el tiempo y los bienes. Cuando se vive y se obra así, compartiendo, allí está Dios que es Amor









3 comentarios:

fiaris dijo...

Que buen cuento!si habrá gente para aprender esta experiencia rondando por aqui y por allá en este mundo,gracias a ti por compartir!besos.

Susana Terrados dijo...

Preciosa historia y preciosa leción. Muchas gracis.
Besitos.

rosscanaria dijo...

Muy bonita historia y con una buena enseñanza...
Besetes Lucía,